Inicio > 2. MEDIACIÓN - MÉDIATION, 2.1. España & Espagne, 3. LEGISLACIÓN - LÉGISLATION, 3.1. España & Espagne > Vicente Mediavilla (Consejero de Presidencia y Justicia de Cantabria): “El objetivo del Proyecto de Ley de Mediación es reducir, a medio plazo, en un tercio los asuntos que llegan a nuestros juzgados”

Vicente Mediavilla (Consejero de Presidencia y Justicia de Cantabria): “El objetivo del Proyecto de Ley de Mediación es reducir, a medio plazo, en un tercio los asuntos que llegan a nuestros juzgados”

Viernes, 21 de Enero de 2011

En estos términos se ha pronunciado el Consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de Cantabria, Vicente Mediavilla, en la edición de hoy del  “El Diario Montañés”. “Creo en la mediación como jurista y consejero de Justicia, pero también como ciudadano -continúa señalando el Consejero-. Desde mi faceta profesional, veo los beneficios que puede traer para una Administración que tiene que hacer frente a una excesiva judicialización.”

VICENTE MEDIAVILLA (DIRECTEUR DE LA PRÉSIDENCE ET DE LA JUSTICE DE CANTABRIA, ESPAGNE): “L’OBJECTIF DU PROJET DE LOI DE MÉDIATION EST DE RÉDUIRE, À MOYEN TERME, UN TIERS DES QUESTIONS QUI VIENNENT À NOS TRIBUNAUX”. Ces termes sont prononcés par le Directeur de la présidence et de la Justice, Gouvernement de Cantabrie, Vicente Mediavilla, dans l’édition d’aujourd’hui de “El Diario Montanes. «Je crois en la médiation comme un avocat et ministre de la Justice, mais aussi en tant que citoyen -poursuit la note du directeur général-. À mon côté professionnel, je vois les avantages qu’elle peut apporter à une administration qui doit faire face à des poursuites excessive.”

En una serie de reflexiones publicadas en el mencionado medio de comunicación, el Consejero señala que “en mi primera legislatura como consejero en el Gobierno de Cantabria, fui el encargado de liderar el equipo de personas que negociamos con el Ministerio de Justicia la gestión de los medios materiales y personales al servicio de esa Administración. Dentro de ese intenso trabajo preparatorio, decidimos que sería interesante encontrarnos con los responsables de Justicia de las Autonomías que ya ejercían la competencia, porque eran ellos, conocedores de los problemas a los que nos íbamos a enfrentar, quienes mejor podían sugerirnos un camino a seguir.
Uno de esos viajes me llevó a Barcelona, para reunirme con la entonces consejera de Justicia de la Generalitat, Montserrat Tura. En aquellos meses, mantuve largas conversaciones con distintas personas de muy variado perfil, pero hay un extracto de la que mantuve con Tura que nunca olvidaré, porque me puso en el camino de una realidad de la que hoy soy firme defensor.
Una vez escuché el punto de vista de la consejera, decidí hacer una pregunta concreta: A la vista de la situación actual, con un país que tiene una de las mayores tasas de litigiosidad de su entorno, ¿cuáles crees que son las posibles soluciones? La respuesta fue igual de concreta: la mediación.
Me ha parecido interesante traer a colación esta pequeña anécdota en el día en el que toda España celebra el Día Nacional de la Mediación, una vía de resolución alternativa de conflictos en la que se prima el diálogo frente al enfrentamiento y la solución consensuada frente a la imposición de un tercero.
Creo en la mediación como jurista y consejero de Justicia, pero también como ciudadano. Desde mi faceta profesional, veo los beneficios que puede traer para una Administración que tiene que hacer frente a una excesiva judicialización. Que en una Comunidad Autónoma como Cantabria, con menos de 600.000 habitantes, nuestros juzgados ingresaran el año pasado alrededor de 110.000 asuntos nos da idea de con cuánta asiduidad los ciudadanos decidimos acudir a los jueces para resolver nuestros conflictos.
Pero, desde el plano personal, defiendo esta Institución de la mediación con la misma intensidad, porque siempre será mejor llegar a un acuerdo que asumimos voluntariamente, que acatar lo que decide una tercera persona.
En los últimos tiempos, muchas son las instituciones que se han sumado a la defensa de esta vía, como la Unión Europea. Pero de nada sirve el apoyo de las administraciones si los propios ciudadanos, los sectores profesionales implicados y los agentes sociales no tuviesen la misma convicción.
Y es por eso por lo que éste es el momento de que todos apostemos por la mediación. Son varios los ejemplos de esa ‘marea a favor’ de la mediación. El comité de expertos designado por el Ministerio para elaborar un estudio sobre la planta y demarcación judicial incluyó entre sus recomendaciones la «efectiva implantación de procedimientos de solución extrajudicial de conflictos, incluyendo la mediación y el arbitraje». Otro ejemplo: el barómetro de la Justicia muestra el creciente interés de los ciudadanos españoles por solventar determinados asuntos a través de la mediación. Por otro lado, las asociaciones cántabras de este ámbito, Amecan y Mediare, son buenos ejemplos de la profesionalización que está experimentando la institución de la Mediación. Además de ellas, los Colegios profesionales de Abogados, Procuradores, Psicólogos, Trabajadores Sociales y Notarios han estado al lado del Gobierno para el impulso de este mecanismo.
En este escenario hay dos interesantes iniciativas de ámbito nacional y autonómico que reforzarán la Mediación en los próximos meses. De un lado, el Proyecto de Ley que prepara el Gobierno de la Nación en asuntos civiles y mercantiles. En el plano autonómico, el Gobierno cántabro, a través de la Consejería que presido, ha remitido al Parlamento un Proyecto de Ley, consensuado con todos los colectivos implicados, que esperamos vea la luz antes de que finalice la actual legislatura.
Nuestra propuesta es ambiciosa y persigue un objetivo que lo es igualmente: sentar las bases para la instauración efectiva de una institución de la mediación integral, que supere el tradicional ámbito de la mediación familiar. En términos cuantitativos, el objetivo pasa por que, a medio plazo, entre todos logremos reducir en un tercio los asuntos que llegan a nuestros juzgados. El beneficio volvería a ser doble: el ciudadano conseguiría evitar el litigio y la Administración de Justicia podría volcarse en resolver aquellos asuntos en los que, efectivamente, es necesaria la intervención de un juez.

Esta misma semana he vivido un momento para el optimismo. Los consejeros y representantes de las doce autonomías que tenemos competencias en esta materia nos reunimos en Santander, donde, por unanimidad, aprobamos un acuerdo. Uno de los puntos principales es el impulso de la mediación. Es el momento de que, entre todos, consigamos que sea una realidad en Cantabria lo antes posible”.

Fuente: Diario Montañés