Inicio > 1. ARBITRAJE - ARBITRAGE, 1.1. España & Espagne > “La ventaja del arbitraje es la especialización, no su coste”

“La ventaja del arbitraje es la especialización, no su coste”

Lunes, 14 de Diciembre de 2015

Así lo afirma, Mercedes Fernández, socia directora de Jones Day en España y experta en temas contenciosos. Mercedes Fernández explica que, si bien la litigiosidad es especialmente activa en algunos sectores, como el financiero por la comercialización de algunos productos, en general, los conflictos entre empresas son menores que cuando estalló la crisis y, en muchas ocasiones, incluso los desacuerdos se resuelven fuera de los juzgados.

L’AVANTAGE DE L’ARBITRAGE EST LA SPÉCIALISATION, NON SON PRIX. Les conflits entre des entreprises se maintient stable et on n’apprécie pas un développement significatif. Au moins, c’est la sensation de Mercedes Fernández, directrice de “Jones Day” en Espagne et experte dans des sujets contentieux. Mercedes Fernández explique que, bien que les conflits sont spécialement actifs dans quelques secteurs, comme le financier par la commercialisation de quelques produits, en général, les conflits entre des entreprises sont moindres que quand la crise a éclaté et, dans plusieurs occasions, même le désaccord est résolu outre les tribunaux [Le texte continue en espagnol].

- – - – -

De hecho, la socia directora de Jones Day es una gran defensora del arbitraje, una de sus especialidades. “Se utiliza y, además, es la solución más recomendable en muchas ocasiones”, asegura. Sin embargo, también matiza que a los clientes hay que explicarles que “el arbitraje tiene un coste y está más justificado para asuntos de cierta cuentía”.

Fernández quiere desmitificar la idea errónea que existe en torno a esta vía de resolución de conflictos, que se ha popularizado bajo el argumento de que es más barato y rápido que acudir a una jurisdicción.

“La ventaja del arbitraje es la especialización, no su coste, y no acudes a él porque sea más barato”, explica. Realmente, los gastos sí son menores si el asunto se lleva a los juzgados y se convierte en un batalla legal, con recursos en diferentes instancias. Pero para Fernández, el beneficio radica en que el laudo de un árbitro no es recurrible y, por tanto, el proceso se acorta y la empresa tiene la posibilidad de ingresar antes la compensación reclamada. Además, los árbitros son expertos en la materia que abordan, por lo que es una ventaja frente a los tribunales, donde los jueces tienen perfiles más genéricos.

En cuanto a la polémica surgida en Madrid, donde el TSJ ha anulado varios laudos, Fernández considera que “es una realidad”, pero también que es un problema “acotado”, por lo que sigue recomendando a sus clientes utilizar esta vía cuando es la más adecuada.

Fuente: Expansión